fbpx
Saltear al contenido principal
Especialistas en Soluciones de Impresión 902 027 546
DTF: ¿Una Alternativa Profesional?

DTF: ¿Una alternativa profesional?

Mucho se está moviendo estos meses sobre el DTF, un sistema de personalización que promete democratizar la fabricación de prendas personalizadas. Sin embargo… ¿Es realmente una alternativa profesional? Te contamos nuestras experiencias estos meses.

¿Qué es el DTF? ¿Cómo se hace?

Estas siglas quieren decir Digital Transfer Film. Es un proceso que en la teoría es una mezcla entre la impresión digital con tinta y el proceso de serigrafía tradicional. Se usa una impresora de tinta CMYK con blanco modificada tanto en los sistemas de arrastre como en las tintas consumibles. Con ella, se imprime y se aplica el adhesivo en polvo mientras la tinta está fresca. Tras esperar a que el diseño se seque, se aplica exactamente igual que en transfer o sublimación: Planchando con presión.

La primera en la frente: Una impresora modificada

Con lo que acabamos de comentar ya debería ser suficiente para poner sobre aviso a cualquiera que quiera obtener un mínimo de calidad con el sistema. Y esto es porque hay varios elementos físicos que deben sustituirse:

  • Primero, para poder utilizar una tinta que no es estándar para esa impresora
  • Segundo, para poder trabajar con el papel correcto en el sistema de alimentación

A grandes rasgos esto significa que la impresora quedará sin ningún tipo de garantía por parte del fabricante al haber sido manipulada. Y no es una cosa baladí: Los equipos que se usan como base para estos sistemas son impresoras de tinta para aplicación fotográfica que tienen un precio de base que será prácticamente tirado a la basura simplemente por las alteraciones. ¡Ojo! Alteraciones sin las que será imposible que la impresora DTF cumpla con su escasa utilidad.

Tinta DTF más densa en una impresora cuyo cabezal no está diseñado para trabajar con este tipo de tintas: Una mala idea

La máquina debe ser modificada es su arrastre, no afectando esta modificación en principio a los conductos de tintas ni filtros (Dumpers) ni al cabezal.
Vamos a imprimir con unas tintas más densas, sobre todo en el pigmento blanco, en un cabezal no diseñado para ello. Que el cabezal acabe por no funcionar es cuestión de poco tiempo y el fabricante en ningún caso se hará cargo de este problema por no utilizar el tipo de tintas recomendadas.
Por el diseño que tiene el equipo, no se puede hacer ningún tipo de mantenimiento preventivo para que los inyectores del cabezal no se obturen con la tinta más densa, por lo cual la falta de calidad y error de cabezal al imprimir es inevitable. La tinta hará una película en el cabezal o se espesará dentro de las tuberías y la máquina dejará de funcionar.
Vale, puede ser que imprimas mucho y que no le des tiempo al sistema a espesarse en los conductos. Piensa por un momento en el esfuerzo que va a tener que hacer el cabezal. Un cabezal que está diseñado para uso con unos fluidos, y que va a hacer otro tipo de uso mucho más exigente.
¿Cuánto crees que va a durar el cabezal antes de quejarse? ¿De veras crees que vas a poder hacerlo con garantías?.
Venga, imagina que aún con lo que te acabo de contar, es que tú eres de esos que son muy meticulosos y cuida de verdad los equipos. ¿Cómo vas a hacer el mantenimiento de la impresora?. Es una impresora que no está pensada para hacer esto: la mano no cabe por ningún hueco, ni para limpiar el cabezal. Hacer esos mantenimiento implica desguazar media máquina. ¿De veras crees que vas a poder hacerlo con garantías?

Un proceso sucio y lento

Los modelos que se usan como base para este sistema son impresoras de tinta: El adhesivo se agrega en polvo cuando la tinta aún está húmeda. Esto implica varias cosas:

  1. Los diseños han de prepararse para agregar el adhesivo inmediatamente, sin posibilidad de dejar diseños ya preparados. Si no se agrega en ese momento, el diseño ya no sirve.
  2. Al ser un polvo que se aplica “a ojo”, echándolo sobre el papel, cada diseño sufrirá de defectos e imperfecciones según la cantidad que se vaya agregando y asimilando en la tinta en cada momento.
  3. Fruto de lo anterior, cada pieza final será diferente de la anterior: No hay una manera sencilla, fiable y cómoda de estandarizar el adhesivo necesario para que, en resumidas cuentas, la prenda no acabe teniendo un pegote bastante rígido.
  4. Una vez aplicado el adhesivo, hay que secar el diseño. Con un horno, en condiciones ideales, no conseguimos sacar más de 10 diseños a la hora.

Al final, para trabajos de cierta rentabilidad, el proceso dificulta conseguir acabados semejantes para prendas que debieran ser idénticas.

Nuestras conclusiones

Con la experiencia que tenemos estos meses, habiendo explorado a fondo varios sistemas basados en el DTF, creemos que es una solución que no es adecuada para todo el mundo. Si bien el precio de los sistemas de acceso es bastante llamativo (por menos de 1500€ hay sistemas en el mercado), nosotros no hemos conseguido que ninguno de ellos aporten la estabilidad, calidad y rentabilidad a la que estamos acostumbrados con otras soluciones.

A día de hoy no lo vemos una alternativa profesional para negocios que se dediquen profesionalmente a esto. Ni para profesionales que quieran iniciarse ni para aquellos que quieran diversificarse.

Vemos más rentables y fiables otras alternativas, todas ellas descritas y bien documentadas en nuestro sitio web.

Eso, hoy por hoy. Quizá más adelante seamos capaces de mejorar el proceso para resolver sus problemas.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba